jueves, 25 de junio de 2015




¡Soy el sol!  ¡Soy el sol!

¡Soy el sol!  ¡Soy el sol!,  me digo a mi misma cuando todo a mi alrededor empieza a andar mal.
¿Qué pasaría si el sol se corriera de lugar y se saliera de su eje, de su centro?  Pues todos los planetas que giran a su alrededor perderían sus respectivas órbitas y hasta podrían chocar entre sí.  ¿Le valdría algo al sol que en ese momento se agarrara la cabeza y culpara a los planetas del caos reinante?  Nosotros somos como el sol en nuestras vidas y cuando regresamos a nuestro centro, todo a  nuestro  alrededor se acomoda solito.  El sol logra este efecto por su campo magnético y las personas también tenemos uno. Y las cosas y circunstancias que nos rodean, tienden a ponerse en el lugar correcto cuando nosotros lo estamos: O sea, centrados.



Adiós a las Culpas

 
¿CULPA O RESPONSABILIDAD?
Me viene a la mente la figura jurídica de " Homicidio Culposo", o sea, sin dolo, sin intención de hacer daño.
Muchas veces cometemos homicidio culposo contra nosotros mismos cuando nos matamos en vida, pero a diferencia del suicidio, lo hacemos sin intención de perjudicarnos.
Cuando nos dañan y lastiman, tendemos a echarle la "culpa" a fulano o a mengano, a la economía o a los políticos o a las circunstancias en general. Luego, psicólogos o terapeutas nos dicen que la "culpa" es nuestra, que nosotros somos culpables de haber proyectado fuera lo que estaba adentro. Y cuando ya vamos avanzando en el camino, descubrimos en forma liberadora, que nadie tiene la culpa y aprendemos a reemplazar la palabra "culpa" por "responsabilidad". ¿Y por qué este juego de palabras? Porque toda "culpa" conlleva inconscientemente "un castigo". Y cuando creemos que la culpa es nuestra, disparamos en nuestro inconsciente un montón de procesos emocionales y biológicos que nos auto-destruyen. Es un homicidio culposo contra nosotros mismos. Por eso, es muy importante que tengamos cuidado con nuestras supuestas "culpas" y que no permitamos tampoco que nadie nos haga sentir culpable, ya que esta es la herramienta favorita de la gente manipuladora. Y si nos detenemos a pensar un poco ¡cuántas veces nos han hecho sentir culpa! . Y no quisiera hablar de las religiones y la gente religiosa. Hay quienes sienten "culpa" por tener un plato de comida en la mesa, mientras en el mundo hay niños que se mueren de hambre. ¿Y que dijimos de la "culpa"? Que conlleva castigo. Y luego no entendemos cómo aquella persona tan buena y que siempre pensaba en los demás, tiene un cáncer u otra enfermedad que lo destruye.
Así que adiós a la culpa y bienvenida responsabilidad. Somos responsables de lo que nos sucede, es verdad. Pero no, culpables. Llevamos creencias y programas mentales que terminamos proyectando hacia afuera. Pero, ojo, si tu vida es un desastre, no es que vos seas un desastre (error muy común). Las que son desastrosas son nuestras creencias. ¿Y por qué no las cambiamos? Simplemente, porque nos duele deshacernos de ellas ya que si están arraigadas en nuestras mentes es porque alguna vez nos han sido útiles. Las queremos y protegemos ante quienes nos dicen que debemos cambiarlas. Un consejo (para mi misma, no para otros), NO TRATES DE DESTRUIR ESAS VIEJAS CREENCIAS, dales otra " finalidad". Al igual que un balde con un agujero en el fondo que ya no nos sirve para llevar agua, pues podemos convertirlo en macetero. Los pensamientos son energía y la energía no puede ser destruida. Pero sí transformada.
Adiós a las culpas y bienvenida responsabilidad

domingo, 24 de mayo de 2015

Caballos Maltratados en Argentina (1º Parte)

En Argentina, miles de caballos son sometidos a maltratos hasta matarlos. Son atados a carros y azotados para que transporten pesadas cargas. Las yeguas preñadas son golpeadas brutalmente para que empujen los carros e incluso, muchas mueren con el potrillo en sus vientres. En el Municipio de La Matanza, en la provincia de Buenos Aires, una ciudadana presentó un proyecto para acabar con este flagelo y reemplazar a los caballos de tiro por vehículos a tracción motora (motocarros) y así no dejar sin medio de trabajo a la gente que los usa. Este expediente en el HCD lleva el Nº 924/2011 y aún no se ha tratado en sesiones ordinarias de la legislatura municipal.

jueves, 21 de mayo de 2015

LO INFLUENCIABLES QUE SON NUESTROS 5 SENTIDOS

 
¿Cuánto influye lo que nos dicen otras personas en nuestros sentidos de la vista, olfato, oído, tacto....?
Una experiencia personal:
Al llegar el verano, aparecieron los mosquitos y entonces fui a comprar tabletas para ahuyentarlos, las que se colocan en el aparatito eléctrico.
Le pedí a la empleada que me diera las azules pues olían a lavanda, a lo que la vendedora me respondió que no existían tabletas con ese aroma. Algo confundida le contesté que yo ya las había comprado el verano anterior, ¿cómo que no existían?. Así que con paciencia la empleada me dijo que ya no las fabricaban con aroma a lavanda, que sólo conservaban el color azul y nada más. Pues bien, durante los meses de verano coloqué las tabletas para ahuyentar a los mosquitos y tal como me explicó la vendedora, no despedían ningún aroma a lavanda.....  Hasta que un día pongo la tableta en el aparatito y.... ¡ahí estaba el aroma a lavanda de nuevo!.  ¿Acaso eran otras tabletas? Pues no, ya que provenían de la misma caja. ¿Cómo podía ser que antes no oliera ese aroma y ahora sí lo oliera? ¿Qué había pasado?  Quizá haya influido en mi olfato lo que la vendedora me había dicho y que yo creí como verdadero. Y ahora me pregunto: ¿cuántas cosas habré dejado de ver, oler, oír o sentir, simplemente porque alguien me habrá dicho que no existían?  Y a la inversa: ¿ cuántas cosas habré creído ver, oír, oler o sentir porque me dijeron que ahí estaban....
LO QUE NOS VENDEN

Los medios de comunicación nos suelen vender algunos conceptos, ya que una de sus funciones es justamente la de guiar el pensamiento de la gente, formar opinión respecto a tal o cual cosa y ni hablar cuando todo está dirigido a que gane la elecciones aquel o aquella candidata. Son los grandes formadores de opinión.  Por ejemplo, te dicen:
* No a la Bulimia ni a la Anorexia, pero a la vez,  resaltan la "pancita" o los "kilitos" de más que le dejó el embarazo a aquella famosa o el aumento de la talla de aquella actríz o cantante.
* Se oponen al exceso de las cirugías plásticas,  pero comentan en todos los programas lo jóven y bellla que está fulanita o menganita quienes pasaron por el quirófano.
* Critican el uso del Photoshop en las fotos, pero hacen mofa de cada artista a la que pescan y  fotografían "al natural".....
Nos venden un mundo hipócrita y de conceptos contradictorios y repleto de mezquinos intereses económicos.
¿Vos lo comprarás....?